Cocido madrileño - ¡caliéntate dentro!
Cocido madrileño - ¡caliéntate dentro!

Si tiene previsto visitar la capital española durante los meses de invierno, qué mejor que probar uno de los platos más representativos de su gastronomía: el cocido madrileño.
Es uno de esos platos potentes que te calientan por dentro, te reconfortan y te recuerdan esa buena comida en casa de mamá. ¡Simplemente te hace feliz!

El cocido madrileño es un guiso cuyos ingredientes principales son garbanzos, verduras diversas, carne, tocino y algo de embutido.
Tiene un origen humilde y al principio era consumido por las clases bajas. Llegó a las clases altas gracias a su presencia en los menús de los restaurantes.

Es un plato estrella no sólo en Madrid sino en toda España.

Cada región de España tiene su forma particular de preparar este plato de invierno, pero la versión madrileña es una de las más populares cocidas, incluso internacionalmente.
Aunque es un plato único, en Madrid y en algunas otras regiones se sirve en tres partes, como si fuera un menú degustación. Una vez cocidos todos los ingredientes, se separan y se sirven en diferentes platos en el siguiente orden: el primero contiene el caldo resultante de la cocción de todos los ingredientes
el segundo contiene los garbanzos, las verduras y las patatas el tercero contiene la carne

Si quieres probar a hacerlo tú mismo, esta es una de las recetas sugeridas por Turismo de España: Receta de Cocido Madrileño 

Se ha sugerido que este plato puede estar directamente relacionado con la cultura judía, tanto por la curiosa tradición de servir el guiso en "tres vuelcos" como por la técnica de cocción lenta utilizada y, finalmente, por la presencia de garbanzos.

Los sefardíes (judíos antiguamente vinculados a la Península Ibérica) ya tenían su propio cocido -La Adafina-, un tipo de guiso de garbanzos y cordero.

Durante el Sabbath (descanso) las normas prohibían estrictamente cocinar, por lo que existía la costumbre de poner todos los ingredientes en una olla de barro el viernes por la noche y colocar la olla estratégicamente cerca del fuego. Cuando llegaba la hora de comer, se vertía el contenido en un plato y se comía la comida. Este efecto de volcado, para evitar el trabajo del sábado, dio lugar a esta tradición que continúa hasta hoy.

Se cree que el uso de otros tipos de carne en el cocido no fue un añadido "cristiano", sino que fueron los "marranos" (judíos conversos) quienes empezaron a introducir el chorizo, el tocino y, sobre todo, la morcilla, todo ello para demostrar su conversión y evitar problemas con la Inquisición.

La popularidad de esta técnica culinaria se extendió por todo el territorio durante la Reconquista y dejó diversas variantes de cocido. Una de las más conocidas es la Olla podrida, famosa por su abundancia y diversidad de ingredientes. Este plato se hizo tan popular que tiene varias referencias literarias durante los siglos XVII y XVIII; entre ellas, Sancho Panza lo menciona en la novela Don Quijote de la Mancha... El cocido tal y como lo conocemos hoy en día tiene sus raíces en la Adafina judía o en la Olla podrida castellana...

¿No le gustaría saber ahora dónde puede probar este exquisito guiso? Por el momento no vamos a revelar este secreto... te recomendamos hacer un Bike Tour o alquilar una bicicleta con Trixi.com y uno de nuestros fabulosos guías te recomendará los mejores lugares de Madrid.

Hasta entonces disfruta de esta canción tradicional española que el cantante Pepe Blanco (1911-1981) dedicó al "Cocidito Madrileño". ¡Imagínate, si hasta hay una canción especial, lo importante que es esta receta para la cultura española!

 

Cocido madrileño
" ' de 2 ' "